En Cárcel de Rancagua FOSIS apoya en su reinserción laboral a 10 mujeres privadas de libertad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on print
Print
  • Iniciativa se realiza a través del programa Yo Trabajo, en alianza con la Defensoría Penal Pública y Gendarmería.

Diez mujeres privadas de libertad que se encuentran recluidas en el Centro Penitenciario La Gonzalina, en la comuna de Rancagua, iniciaron esta semana su participación en el programa Yo Trabajo del Fondo de Solidaridad e Inversión Social, FOSIS, cuyo objetivo es entregarles herramientas que les permitan emprender y generar recursos, con miras a la reinserción laboral y social.

Es la primera vez en muchos años que FOSIS trabaja directamente con mujeres privadas de libertad de la Cárcel de Rancagua. Algunas de ellas ya tienen un emprendimiento incipiente, relacionado con arreglos, corte y confección. De hecho, a través de los familiares que las visitan, venden sus productos y, por lo mismo, el objetivo del programa es fortalecer esta actividad con capacitación y subsidio para adquirir máquinas de coser o bien otros insumos que les permitan producir sus creaciones.

Serán 44 horas de formación, a lo que seguirá la elaboración de un plan de negocios, donde las usuarias serán orientadas respecto a qué insumos o maquinaria comprar, dependiendo de sus habilidades, intereses y proyecciones.

En el hito de inicio del proyecto, las usuarias se reunieron con el Director Regional del FOSIS, Guido Carreño; el Director Regional de Gendarmería, Coronel Víctor Fuentes; la Defensora Penal Pública de O’Higgins, Daniela Báez; y el jefe del penal, mayor Álvaro Millanao, a quienes contaron sus expectativas y también aprovecharon de aclarar dudas, por ejemplo preguntando por las posibilidades que tienen de seguir contando con apoyo de organismos de gobierno cuando se encuentren en el medio libre. En ese sentido, el Director Regional del FOSIS les indicó que efectivamente, si cumplen con los requisitos, ellas tienen la posibilidad de postular a los programas de la institución, principalmente de emprendimiento. Lo importante, les dijo, “es que ahora tomen esta oportunidad, este empujón que se les entrega para cambiar sus vidas”.

“Para la Defensoría Penal pública es importante seguir acompañando a nuestros usuarios durante su condena, sobre todo, facilitando los espacios y herramientas para su reinserción social. Además, hemos estado trabajando desde el año pasado en mejorar las condiciones de las mujeres privadas de libertad, para quienes su condición de madre, esposas y sostenedoras de sus hogares hace aún más difícil el período que pasan en las cárceles. Por eso, agradecemos la iniciativa de Fosis y el entusiasmo de las internas y, por cierto, nos ponemos a su disposición para seguir abriendo caminos a nuevas iniciativas que las favorezca”.

Estudios sobre personas que han estado privadas de libertad, han demostrado que quienes cuentan con un empleo reducen el riesgo de reincidencia entre 33% y 50%, mientras que, según estudios de Gendarmería, quienes participan en los programas de los Centros de Educación y Trabajo, por ejemplo, disminuyen la tasa de reincidencia al 22,2%.

Por eso, entregar oportunidades a la población que ha es o ha sido infractora de ley es clave para promover la reinserción y evitar a su vez, la reincidencia.

El proyecto Yo Trabajo también se desarrolla con infractores de ley que se encuentran cumpliendo en el medio libre. Son 24 personas que también recibirán formación y recursos para reinsertarse en el mundo laboral, ya sea con trabajo dependiente como también a través de un emprendimiento.