“Rengo dice no a los medidores”: La campaña del alcalde para no aceptar el nuevo sistema en las casas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on print
Print

“Le vamos a pedir a todos los habitantes de la comuna de Rengo que no permitan el ingreso de la CGE”, sostuvo la máxima autoridad comunal en su campaña para que los vecinos del sector se nieguen a que se instalen los medidores inteligentes.


Hace ya más de una semana que se destapó la polémica por la instalación de los medidores inteligentes, todo por el cobro a los usuarios una vez que el sistema digital de medición de consumo de electricidad esté operando por completo.

Es por eso que ya son distintas voces las que se suman en rechazo, ya que no sólo son ciudadanos y familias las que han expresado su molestia, sino organizaciones y hasta un alcalde.

Rengo dice no a los cambios de medidores“. Esa es la frase que resume la campaña que emprendió Carlos Soto, la máxima autoridad de Rengo, comuna ubicada en la Región del Libertador General Bernardo O’Higgins.

En la misma línea, el alcalde sostiene que “vamos a levantar la voz con mucha fuerza en Rengo, en la región y, si es posible, en todo Chile“.

Lo anterior, porque “le vamos a pedir a todos los habitantes de la comuna de Rengo que no permitan el ingreso de la CGE (Compañía General de Electricidad) a cambiar sus medidores“.

Misma postura que expresa Ernesto Medina, presidente de la agrupación ciudadana Aquí la Gente, quien también señala que “nos negamos a abrirle las puertas al medidor inteligente”.

No puede ser que tengamos que pagar también la implementación del medidor cuando las utilidades de la distribuidora eléctrica han sido millonarias durante el último tiempo”, asegura.

Es por todo esto que emprendieron una campaña para negarse a la instalación de los medidores, iniciativa que hoy tuvo una expresión en las calles con una manifestación liderada por Aquí la Gente.

Cabe recordar que con el nuevo sistema, la empresa distribuidora se hará cargo del medidor, pero su valor será pagado por los consumidores al incrementarse los costos operacionales por la inversión.

Y si bien desde las empresas dicen que la suma será cercana a los 200 pesos y menor al pago por arriendo que se hace con el sistema antiguo, las manifestaciones de molestia no se han hecho esperar.